Marcaje de acero inoxidable con una máquina láser CO2 y la cinta Thermark

Marcaje láser de acero inoxidable

En general, la tecnología láser CO2 es muy versátil y permite marcar una gran variedad de materiales orgánicos (madera, corcho, caucho, plástico, metacrilato, textil, etc.) y minerales (pizarra, mármol, granito, cristal, espejo, etc.). Sin embargo, el rayo láser CO2 no puede marcar metales en bruto o en colores claros, ya que no crea contraste. Sí puede marcar metales pintados, anodizados o lacados, ya que el rayo láser retira la superficie de color y deja al descubierto el metal, creando así el contraste. Por ello queda muy bien con colores fuertes como el negro, rojo, verde o azul.

Sin embargo, si tienes una máquina láser CO2 y necesitas marcar metales sin color, existen una serie de productos que se aplican sobre estos materiales y que permiten al rayo láser colorear en negro la superficie de una forma duradera. Dichos productos contienen unos pigmentos especiales que, al entrar en contacto con una fuente de calor como el láser, se adhieren a la superficie consiguiendo resultados de alto contraste y alta resolución. Se presentan en varios formatos: espray, líquido, pasta, cinta adhesiva, etc. Es importante saber qué producto es el más apropiado, principalmente dependiendo del tipo de metal, del contraste necesitado y de la velocidad de aplicación.

En Gravograph distribuimos todos los formatos de las marcas Thermark y Cermark, los líderes del mercado, así que puedes contactarnos si quieres asesoramiento sobre cuál de ellos necesitas para tu marcaje láser.

En este vídeo hemos utilizado para marcar un vaso de acero inoxidable:

Los parámetros de marcaje son:

  • Velocidad 100%
  • Potencia 5-15 %
  • DPI 500

Pasos a seguir:

  • La cinta adhesiva se aplica directamente sobre la superficie a marcar. Al ser flexible se puede adherir a productos curvos sin problemas.
  • El láser incide sobre la cinta y, gracias a su composición especial, el metal queda coloreado en negro.
  • Una vez realizado el grabado, se retira la cinta con cuidado y con un paño mojado en alcohol, se eliminan los residuos y restos de cinta que hayan podido quedar.

Frente a los esprays o las soluciones líquidas, la cinta adhesiva supone una alternativa de trabajo en seco para aquellos que no están interesados ​​o no pueden trabajar con productos húmedos. No necesita secado después del grabado. También es más fácil de usar ya que te aseguras de que pones una capa homogénea de producto sobre el metal, eliminando por completo las variables de dilución y espesor de la capa cuando se usan otros formatos.

Por contra, la velocidad de marcaje es más baja debido al grosor de la cinta y el adhesivo. Los metales compatibles con la cinta Thermark son: acero inoxidable, acero templado, acero galvanizado, latón, aluminio, aluminio anodizado, chapado cromo, chapado níquel, chapado oro, titanio, peltre, etc. En cualquier caso, ya sabes que los metales siempre tienen distintas aleaciones así que es recomendable hacer siempre una prueba para saber si tu material puede ser marcado con la cinta Thermark.

Esperamos que os haya interesado mucho este post. Si es así, compartidlo en redes sociales para que todos puedan leerlo. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *